entrepaginasdelibros
Novela

DÍAS SIN TI (ELVIRA SASTRE)

¡Hola a todos!

Lo primero que me llamó la atención del libro que os traigo hoy fue su portada que es una preciosidad, pero lo que se esconde dentro no se queda corto, de hecho le han otorgado el Premio Biblioteca Breve 2019 y no es para menos.

¡Que lo disfrutéis!

DÍAS SIN TI

Dora fue maestra en tiempos de la República y aunque fue rica en amor, pues vivió una historia preciosa llena de pureza y también de lucha, tuvo que enfrentarse a numerosos acontecimientos que marcaron nuestro país. Es por ello que decide contarle su historia a su nieto Gael, un escultor que está viviendo un amor que le dejará heridas, y que sin saberlo, el relato de su abuela le ayudará a curarlas.

Os voy a dejar algunos de los fragmentos que más me han gustado:

<<No trates nunca de obligar a nadie a que se quede a tu lado: dale alas para que pueda decidir libremente cuándo irse y cuándo volver. Esa será la única manera de asegurarte un amor real y auténtico. El pájaro que vuelve a casa es el que vuela>>

<<Todos recordamos el peor día de nuestra vida, pero muy pocos sabríamos precisar cuál ha sido el mejor. Le damos más importancia a aquello que nos daña que a lo que nos hace felices. En el amor pasa lo mismo. (…) Cuando una relación termina, nos agarramos al rencor, al odio incluso, a los reproches y a todo aquello que faltaba y a lo que cuando amábamos, curiosamente, no prestábamos atención. ¿Y sabes por qué? Porque sabemos que las cosas pueden acabarse y eso nos da miedo. Porque la felicidad va y viene, pero la tristeza duerme dentro de nosotros. Y no pasa nada por estar triste, mi amor. Lo que no hay que tener es miedo. Ésa es la única lucha que debe mantener el ser humano>>

<<(…) porque el miedo nos enseña cosas de nosotros mismos, cosas que desconocemos o que no queremos ver. El miedo aparece para decir: <<Eh, mírame, estoy aquí, en este rincón de tu mente, agazapado; estaba dormido y algo me ha despertado. Eh, ven aquí, dame la mano, sácame de aquí, déjame que respire, que aquí hace demasiado frío. Eh, tú, si, tú, mírame, ven, tengo algo que decirte, ven, escúchame y deshazte después de este ruido que no me deja dormir. Si en ese momento uno opta por hacer oídos sordos, el miedo chillará cada vez más y más fuerte, saldrá de tu mente y trepará por todo tu cuerpo. Acabará paralizándote y no habrá servido de nada haberlo ignorado>>

<<En más de una ocasión, la vida nos pone a prueba mandándonos algo que a primera vista parece dañino, lo que consigue que desconfiemos y no queramos recibirlo. No obstante, el truco reside en darle la vuelta, en cambiarle el significado. No se trata de sacar lo positivo de algo negativo, sino de convertir una amenaza en un salvoconducto. En definitiva, transformar lo que es en apariencia malo en algo sustancialmente bueno>>

<<A la tristeza hay que dejarla entrar cuando llama a la puerta, preguntarle los motivos y dejarla que los cuente, sin prisa, sin urgencia, sin interrumpirla ni un momento. Entonces, sólo entonces, cuando termine, se marchará. Así funciona. La tristeza es un sentimiento solitario y también es un consuelo>>

«Hagas lo que hagas busca el latido». Una de las frases que más me han marcado en mi vida y que no quiero olvidar nunca es esta de Dora hacia su nieto Gael, una mujer sabia que me ha enseñado muchísimo con su historia, con su experiencia y su forma de ver la vida, porque como ella bien dice: sabe más la perra por vieja que por perra. Una frase que nos insta a que hagamos lo que hagamos, lo hagamos sintiéndolo, que sea aquello que nos mueva, que nos produzca emoción, nerviosismo y mariposas en el estómago, felicidad. ¡Qué importante es esto y cuantas veces lo olvidamos!

A veces nos dejamos llevar por cosas negativas, nos preocupamos por lo que no tiene importancia, por aquello que tiene solución o que no es relevante y eso nos impide disfrutar de las cosas importantes, de lo que realmente es vital, es necesario. Y eso es precisamente lo que Dora quiere enseñarle a su nieto Gael, entre otras cosas. Quiere enseñarle a ser él mismo, con sus virtudes y sus defectos, y la importancia que tiene el quererse y respetarse a uno mismo para poder hacerlo con los demás. De ellos le dice que tiene que amarlos tal y como son pero haciéndolo bien. Le enseña la importancia de respetar la libertad y el espacio de la otra persona, de perdonar sus errores y de acoger con amor sus defectos, de no intentar cambiar a nadie ya que cada uno de nosotros somos únicos y eso es lo que nos hace ser especiales. Le enseña de dónde procede, contándole su infancia, cómo llegó a ser maestra y el camino que tuvo que recorrer para ello, y la vida en tiempos de guerra e injusticias. Pero también le enseña la historia de amor más pura que tuvo en su vida y fue la que vivió junto a su marido y abuelo de Gael. Un amor que no fue nada fácil, que les trajo alguna que otra consecuencia pero que pese a todo lo que se les vino encima, lucharon y pelearon por lo que sentían el uno por el otro anteponiendo su amor a todo y todos.

El libro está contado a dos voces y a su vez, Gael nos narra su vida y la historia de amor que está viviendo en la actualidad. Una historia que le hará sufrir, que le dejará heridas y que tendrá que empezar de cero cuando el corazón se le rompa en mil pedazos, pero que contará con la historia de su abuela que le ayudará a superar y a recomponerse.

En todo momento Dora me ha producido una ternura inmensa, no quería dejar de leerla en ningún momento. Sus frases sabias, su enseñanza en cada una de sus palabras, el cariño con el que transmite todo aquello que vivió, su transparencia y su forma de ver las cosas me han enamorado. Y es que me ha trasmitido fuerza, valentía y coraje en cada episodio, me ha mostrado la realidad de lo que supuso la guerra y todas aquellas injusticias y bestialidades que se produjeron, cómo inocentes murieron sin tener culpa de nada, cómo la vida cambió y la gente se volvió más reservada, cómo nadie confiaba en nadie y cómo la intranquilidad reinaba en todos los lugares.

Un libro que me ha enseñado, que me ha hecho ver algunas cosas de diferente manera, que ha hecho que me replantee otras tantas y que me ha transmitido una dulzura y un amor increíble en cada una de sus páginas, porque lo que prima en este libro es el AMOR, y como decía el abuelo de Gael: <<hay que quererse hasta en la guerra>>.

Elvira Sastre nació en Segovia en 1992. A los quince años inaugura el blog «Relocos y Recuerdos», y escribe sin cesar, dando a conocer sus versos a través de las redes sociales. Ha publicado los poemarios «Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo», «Baluarte», «Ya nadie baila» y «La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida». Elvira colabora con músicos, cantautores y otros poetas, y ha publicado dos libros que combinan la ilustración y la poesía: «Tú la acuarela/ Yo la lírica», una colaboración con la ilustradora Adriana Moragues, y «Aquella orilla nuestra», ilustrada por Emiliano Batista (EMBA). Elvira Sastre compagina su carrera poética con la escritura y la traducción. En la actualidad, la escritora llena teatros y salas de conciertos con sus recitales poéticos y comparte con los lectores su poesía, vivencias y su mundo personal a través de las redes.

A continuación os dejo algunos detalles más de este libro:

Editorial: Seix Barral

Primera edición: Marzo 2019

ISBN: 9788432234958

Páginas: 262

Precio: 18€

¿Lo habéis leído? Me encantaría conocer vuestra opinión 🙂

Y hasta aquí el post de hoy. Espero que os haya gustado y si os apetece dejarme vuestras impresiones os espero en comentarios deseando leeros. Si queréis estar al tanto de los próximos libros que aparecerán en el blog y de las novedades de lectura os espero en Instagram @entrepaginasdelibros_

¡Que tengáis un feliz día y millones de GRACIAS por estar al otro lado! ♥

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.