saltare las olas
Novela Romántica

SALTARÉ LAS OLAS (ELENA CASTILLO)

¡Hola a todos!

Son tantos los sentimientos y las emociones que este libro me ha provocado que espero poder plasmarlos en esta reseña, pero soy de las que piensan que cuando un libro te remueve tanto a veces las palabras se quedan cortas y por más que lo intentas sientes que parte de esos sentimientos se quedan dentro de ti, al igual que la historia y sus personajes.

SINOPSIS

IMOGEN NECESITA ALEJARSE DE LA PERSONA QUE HA ROTO SU CORAZÓN Y DE UNA FAMILIA QUE PIENSA QUE NO ES CAPAZ DE CUIDARSE POR SÍ SOLA, DESEA COMENZAR DE CERO. EL PROBLEMA ES QUE NO SABE CÓMO HACERLO PORQUE SE HA DADO CUENTA DE QUE EN VERDAD NO SE CONOCE A SÍ MISMA.

Por ello, su mejor amiga lo organizará todo para llevarla consigo hasta Irlanda, donde le espera su primer puesto de trabajo en una residencia clínica como enfermera y una habitación de alquiler en un precioso cottage a los pies de los acantilados de Howth, que compartirá con un joven pescador.
Nadie en el pueblo esperaba que Liam regresara después de tanto tiempo, pero él también se sorprende cuando al llegar se encuentra con que su familia ha metido a una inquilina en su casa.
Mientras Imogen irá descubriéndose poco a poco con su “lista de nuevas experiencias”, su misterioso compañero de casa se volcará en ayudarla a conseguir todos sus retos, terminando por poner a prueba los sentimientos de su corazón.
Tres pacientes con mucho que aportar, un club de lectura con algo de magia y una amistad inquebrantable, enseñarán a Imogen que en la vida solo hay que saltar las olas.

“La mejor forma de curar un corazón es rescatar a otro.”


<<-Los dos protagonistas quieren alejarse de sus conocidos porque desean estar solos, pero… Todos estamos solos, pase lo que pase, al final siempre estamos solos. Nadie puede sentir por ti, ni tan siquiera imaginar la forma en la que sientes. Hay que saberlo, asumirlo, aprender a vivir así porque… -Liam hizo una pausa. Había perdido la sonrisa y parecía que las palabras se le atascaban-. Porque vivir es como nadar en el mar. La gente puede darte la mano y mantenerte a flote, que parezca que no te hundes, pero con el tiempo te conviertes en un lastre demasiado pesado y si te sueltan, si tú no mueves los pies y nadas, te ahogas.>>


¿Sabéis esas historias que quieres alargar más y más porque nunca quieres llegar al final y tener que despedirte de ellas? Pues eso es lo que me ha pasado con esta, he intentado alargarla lo máximo posible, leerla de una forma lenta y pausada y disfrutar de cada una de sus frases, escenas y personajes, y cuando he llegado al final lo he hecho con el corazón lleno pero con un vacío que a partir de ahora estará ocupado por estos maravillosos protagonistas y la historia tan brutal que esconden.

Imogen es una joven de 22 años que acaba de sufrir un desengaño amoroso que la ha dejado completamente destrozada y con el corazón roto en mil pedazos. Desde que Andrew llegó a su instituto no pudo evitar fijarse en él y acabó enamorándose locamente e iniciando una relación que ha durado ocho años, pero en la que ella dejó de ser la persona que era para convertirse en la que él quería que fuera y hoy por hoy no se conoce a sí misma. Ahora Imogen ha descubierto que la persona con la que ha estado durante todo este tiempo, con el que ha crecido y ha sentido el amor le ha sido infiel, y no sabe cómo va a seguir adelante ya que el dolor que siente la tiene completamente rota.

Debido a esto su mejor amiga Ava acude sin dudarlo a su lado para apoyarla y ayudarla, y con un nuevo plan debajo del brazo que supondrá un nuevo comienzo en la vida de Imogen. Ambas son amigas de toda la vida y aunque por motivos familiares Ava tuvo que mudarse de Filadelfia a Irlanda, su amistad ha seguido intacta durante todos estos años y son inseparables, por eso cuando se entera de lo que Andrew le ha hecho no puede evitar soltar todo lo que piensa de él y es que desde que éste llegó al instituto lo detestó, justo lo contrario a lo que le pasó a su amiga.

Así es como Imogen, con su vida patas arriba y decidida a alejarse del dolor de la ruptura y de una familia sobreprotectora y numerosa que siempre ha creído que no sabe cuidarse por sí sola, coge un avión con su mejor amiga y pone rumbo a Irlanda, concretamente al pueblo de Howth donde le espera un puesto como enfermera en una clínica y una habitación alquilada en un precioso cottage situado en un entorno de ensueño, nada más y nada menos que en los acantilados de Howth. Allí la reciben los hermanos O’Shea, con los que mantuvo una videollamada muy peculiar días antes de viajar para conocerse y concretar los detalles del alquiler, y que nada más verla acuden para enseñarle la casa y comunicarle que su compañero, para su sorpresa pues ella pensaba que sería uno de los que la han recibido, volverá en unos días ya que está de viaje, lo que no esperan es que lo haga tan pronto.

Liam es un joven misterioso que tras un tiempo fuera regresa a su pueblo natal, pero lo último que espera es encontrar a Imogen en su casa y descubrir que sus hermanos han organizado todo para que ambos compartan el cottage. De esta manera comienza una convivencia en la que tardan en conocerse pues ella tiene turno de noche en la residencia y él, que se dedica al mundo pesquero, pasa la mayor parte del día fuera de casa, pero las notas que él le va dejando por la casa ayudan a que Imogen vaya adaptándose y habituándose a su nueva vida, intrigada por coincidir con él de una vez y descubrir por qué hay tanto revuelo con su regreso. Pero lo que nunca imaginó Imogen es la forma en la que esto sucedería, el principio de algo que nada más ver su nuevo destino, supo lo sería de todo, aunque la vida siempre se guarde sus cartas y las juegue dando un giro brutal que como el mar, te mece bravamente sin poder evitarlo.

Desde el momento en que empecé esta historia supe que iba a marcarme de una manera especial y propia. Dos protagonistas que nos muestran un lado cercano y sencillo, accesible y natural, humano, y unos valores que te llegan al alma y que consiguen que nos pongamos en su piel a cada instante y sintamos lo que en ese momento están sintiendo. Nos trasladan de lleno a sus vidas, pasado y presente, y nos hacen formar parte de ellos de una manera insólita, convirtiéndonos en parte de su historia y permitiéndonos vivirla junto a ellos.

Y junto a ellos vamos a encontrar un entorno, personajes y sentimientos que inevitablemente te calan y te llegan al corazón: un club de lectura que marca un antes y un después en la vida de Imogen, la cual se sorprende al descubrir que tiene un nuevo compañero con el que comentarlas; unos pacientes de lo más especiales e imprescindibles, cada uno con sus historias y experiencias que no te dejan indiferente; un paisaje que te hace desear con todas tus fuerzas trasladarte en ese mismo instante hasta él y llenarte de su belleza y paz; una soledad que da alas y que muestra la libertad más profunda y bonita del mundo, la de ser dueño de uno mismo y de nuestras propias decisiones, la de respetarnos y no juzgarnos, la de volar; un secreto; unas ausencias que marcan y la música como motor imprescindible; unos ojos en los que perdernos y observar un mar infinito; un regalo que muestra la fidelidad más profunda y verdadera; una amistad de verdad, de esas que están en todos los momentos, sin que hagan falta las palabras porque solo con la mirada se dice todo; un amor no solo romántico, sino propio, para mí el más importante de todos pues es el que da base a todo lo demás; un crecimiento personal que muestra la lucha por conseguirlo pero también la satisfacción al alcanzarlo, así como nuestros sueños, pues todo esto son algunos de los mayores logros de la vida; una búsqueda interior que nos muestra que en la vida muchas veces hay que saltar las olas pero que al final está nuestro verdadero hogar.

Como veis superación, coraje, fuerza, lucha, crecimiento, sentimientos, amor, dolor y emoción tejen esta mágica historia que nos muestra cómo para sanarse y avanzar en la vida hay que soltar, dejar ir lo que nos hace daño, superar nuestros miedos y pasado, perdonarnos y aceptarnos, querernos y buscar siempre “la mejor versión de nosotros mismos” y así poder llenarnos de lo que vendrá, de eso tan maravilloso que la vida nos tiene reservado.

Si no lo habéis leído no puedo más que recomendároslo con todo mi corazón, os aseguro que os va a dejar una huella enorme.

Elena Castillo Castro nació hace varias sonrisas en Lorca (Murcia). Apasionada de la música y acérrima lectora desde pequeña, se abraza a la escritura en busca de otros mundos que la complementen. Licenciada en Farmacia por la Universidad de Granada compagina medicamentos, notas y letras en la rebotica. Ha publicado la bilogía juvenil Baile de luciérnagas y las novelas Mientras el corazón siga latiendo y Como caído del cielo. También Soundtrack y La probabilidad del unicornio en Titania.

A continuación os dejo algunos detalles más de este libro:

Editorial: Titania

Primera edición: Marzo 2018

ISBN: 9788416327492

Páginas: 281

Precio: 13€

¿Lo habéis leído? Me encantaría conocer vuestra opinión 🙂

Y hasta aquí el post de hoy. Espero que os haya gustado y si os apetece dejarme vuestras impresiones os espero en comentarios deseando leeros. Si queréis estar al tanto de los próximos libros que aparecerán en el blog y de las novedades de lectura os espero en Instagram @entrepaginasdelibros_

¡Que tengáis un feliz día y millones de GRACIAS por estar al otro lado! ♥

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.